Marcelo Tinelli: la nueva tele, su salud, ¿boda con Guillermina? y sus ganas de lanzarse a la política

on . Posteado en Foto Noticias

Valoración del Usuario:  / 0
MaloBueno 

tinellipresidentenota.jpg_591029220.jpg

Todo de negro. Pantalón chupín y camisa al cuerpo. Zapatos impecables. El pelo con un corte un poco más rocker. Marcelo Tinelli desparrama su casi metro noventa en un sillón de la biblioteca del Palacio Duhau, y se acomoda como para una charla sin urgencias con Infobae.

Llueve en Buenos Aires. La ciudad está vacía. Marcelo, que el lunes vuelve a la tevé, no tiene ningún apuro. Pide y ofrece un café con leche, come unos deliciosos macarrones de dulce de leche, y cuenta que antes de su renuncia a la AFA "tenía un estrés galopante".

-Estaba pasado. Me costaba mucho dormir. Estaba tapado de trabajo, tapado de reuniones, con 72 mensajes, se me acumulaban las cosas. Trabajaba hasta las once y media de la noche. Los productores de Showmatch me decían: "¿Un día nos podemos juntar con vos?". "Espera, no me vuelvas loco", les contestaba. El programa ya arrancaba y no estaban los participantes….

Detalla cómo fue ese fatídico mediodía -hace poco más de un mes- en que que casi se desmaya en el predio de la la AFA de Ezeiza: "Mi cuerpo dijo basta".

Estaba almorzando con Claudio Chiqui Tapia -presidente de la AFA- y el Patón Bauza -director técnico de la selección en ese entonces- cuando empezó sentir que no entendía lo que sus acompañantes conversaban. "Fue muy fuerte. Sentía cómo que no me llegaba el agua al tanque, que no me irrigaba la sangre al cerebro. '¿Qué dicen? ¿qué hablan?' No podía comprender nada". Tapia se asustó: "¡Estás pálido! ¿Te sentís bien? te vas a morir…". De ahí, directo al médico.

-Me dijo que tenía un pico de estrés. La presión baja, los triglicéridos altos, todo mal. Estaba redondo, hinchado. Ahora bajé de 89,5 a 84, volví a comer bien, puedo dormir…

-Ahí renunciaste al fútbol.

-Sí, mi analista me dijo: "No podés hacer todo, flaco. Tenés que elegir lo que te haga bien. Así no podés seguir". Yo en el fútbol no me veía feliz. Me dije: "Esto no va más". Y me quedé con la tele que es mi laburo y lo que amo hacer.

tinellicristina373905.jpeg

Confiesa que sus 57 años llegaron trayéndole una fuerte melancolía por sus primeros años en Bolívar. "Siento nostalgia, extraño a mi padre, el no tenerlo. Cuando vuelvo a Bolívar recorro las calles buscando los olores y memorias de mi niñez".

La edad, por otra parte, lo encuentra pleno como hombre junto a Guillermina Valdés (39), luego de cinco años de relación y un hijo: Lorenzo (3). "Estoy muy enamorado. Guille es maravillosa".

Se le iluminan los ojos cuando habla de sus hijos. "Soy un papá cercano, no un papá amigo", define. Micaela (28), Candelaria (26), Francisco (19), Juana (14) y Lolo, son sus amores. Dante (16), Paloma (14) y Helena (11) -los chicos de Guillermina a quienes adora- hoy forman parte de su gran familia ensamblada.

Por último, y más allá de la tele, una nueva idea ronda por su cabeza: "No descarto lanzarme a la política". ¿Marcelo Presidente?

Sobre todo esto hablaremos en este día de lluvia en donde el hombre más importante de la televisión ha decidido parar todos los relojes.

"Para mí la tele es mi casa"

Es el primer año, desde que fundó Ideas del Sur en 1996, que Marcelo Tienlli no es dueño de su productora. Se la vendió al grupo Indalo y tiene contrato con El Trece hasta fin de año.

Soy un empleado. Y me siento liberado de carga, de compromisos. Es como que me saqué un tema de encima. Estoy bien.

-¿Te gusta tu nueva "casa"?

-El otro día grabé con Lorenzo la promoción y dije "éste es el lugar donde estuve siempre. Qué bueno estar acá". Cuando voy al estudio digo "guau". El camarín mío: "qué lindo, puedo recibir gente, mi vestuario está al lado". Empiezo a ver otras cosas que están buenas. Y estoy en una etapa de mi vida donde me gusta ir más libre, más desprendido.

B1XmdyTtVx_930x525.jpg

-¿Qué esperás para mañana en el lanzamiento?

-Yo tengo dividió en dos el programa. Primero, el lanzamiento que para mí es como el Super Bowl. Y después está la diaria. Y pienso que en la diaria tiene que ver con contar historias de los participantes, los conflictos, los amores, los casamientos, las peleas, las traiciones, lo que puede ser una novela.

-¿A qué le tenés fe este año?

-Creo que este año la cosa diferenciadora -y donde yo tengo mucha fe, por ahí me equivoco- es la incorporación de las personas comunes, la no famosas. Esto surgió el año pasado, cuando fue la mucama de Luciano Castro y Sabrina Rojas, Momi, y generó -más allá del rating- un momento de "uy mirá, ésta viene con otros códigos". Y ella con "viajo en un bondi y la gente me saluda gracias a vos" o "fui a bailar y me regalaron dos tragos"… Entonces dijimos "qué bueno poder buscar una mujer común para ver qué pasa". Se presentaron 7.000 al casting y elegimos dos.

-Y si funciona, ¿chau famosos?

-No, pero si esas dos funcionan, por ahí después hay cuatro, seis, por ahí hay ocho, dieciséis, treinta y dos. No sé. Pero hay una punta donde va a haber algo diferente.

SVTCFN3H3FAEJPIQFPG3RJHYW4.jpg

-¿Te imaginás ShowMatch con otro conductor?

-No, no puedo ser hipócrita, porque todo el programa tiene tiene mucho que ver conmigo. De hecho, nosotros hicimos la apertura -que va a durar más de 40 minutos-, que arranca desde los ganadores Peter Alfonso y Flor Vigna, pasa Mariana Fabbiani y termina en Mirtha Legrand como psicóloga y con Adrián Suar y Pablo Codevilla llevándome en colectivo. Todo eso es una sátira a que me rajaron del estudio de Ideas y al estrés que tuve, por eso Guillermina es la doctora. Todo tiene que ver con lo que me pasó.

-¿Tanto sentimiento ponés en tu trabajo?

-Yo hago tele, pero no como un trabajo. Para mí es como un encuentro en casa donde hay cámaras que nos están tomando ¿entendes? Por eso está la emoción.

-Pero en el piso de ShowMatch, ¿sos vos o es un personaje?

-La persona que está ahí es un personaje. Yo no me reconozco totalmente, porque hay un montón de cosas que la gente no sabe de mí aún creyendo conocerme absolutamente. Es un personaje cercano a mí, sí, pero es un personaje.

-Contame la diferencia.

-Yo no ando todo el día con el oso Arturo tirando papelitos por la calle. Y creo que una de las cosas del secreto del éxito es esa: todo lo que hacemos parece muy simple, algo que cualquiera podría hacer, pero es muy difícil. Y a mí me sale naturalmente. Pero no soy ese todo el tiempo. Yo me voy a casa y por ahí termino comiendo solo a la una y media de la mañana dos milanesas que me dejaron en la cocina. Me acompaña Guille, que charlamos un ratito del programa y nos vamos a dormir. No es que termina el programa y salimos todos a comer y seguimos de fiesta. Tengo una vida un poco diferente a la de la tele.

vlcsnap-2016-11-14-23h57m55s410.png

-¿Querés hacerme una mini agenda de tu vida fuera de la tele?

-Ayer arrancamos a la mañana en el jardín con el Lolo, en el acto del cole Y terminé a la noche en una reunión del directorio de Ginebra ayudándola a Mica. Entonces arrancás cantando "Lunita tucumana" con las empanadas a las 11 de la mañana y terminás metido en los negocios de tus hijos. Yo aprendo de todos mis hijos, me nutro mucho de ellos. Me encanta.

"Trato de cuidar a mis hijos de la alta exposición"

Primero los paparazzi, siempre y en todo lugar. Luego, las fotos en Instagram de Juanita. Fran, a pesar de su bajo perfil, en alguna fiesta con amigos y sus imágenes en Facebook. Mica en la presentación de Ginebra, y allí todos los canales de tevé. Cande y sus tatuajes revolucionando las redes. Todos en las fotos de sus perfiles sociales. Marcelo disfruta -y a veces sufre- cada vez que sus hijos aparecen en una foto pública.

– ¿Te preocupa la exposición que pueden tener tus chicos?

-Sí, sí, sí. Trato de acotárselas lo más que puedo. Guille también tiene mucho cuidado con la exposición para que sus hijos estén más libres y puedan estar más tranquilos. Con Paula (Robles) cuidamos en su momento a Fran y a Juana. Todos tratamos de preservarlos.

0000962437.jpg

-Parece difícil, porque Juanita sube una foto a Instagram y la levantan todos los medios.

-Es así. Se lo tratamos de explicar, y nos dice "todos los chicos lo hacen". Pero ella tiene que saber que en su caso es distinto. Le tenés que decir: "La salvedad es que tu papá es quién es y entonces genera una cosa más grande. Y después, cuando quieras viajar en bondi o quieras ir a comer a un lugar te van a romper más las bolas".

-¿Lo entiende?

-Mirá, el otro día fue a un cumple de 15, y me dijo: "Los chicos me pedían fotos a mí". "Y bueno, eso es lo que yo te digo, ese es el costo que vas a pagar". "Bueno, pero yo quiero subirlo". "Está bien, subilo al Snapchat, pero fijate, cuidate".

-Candelaria haga lo que haga siempre va a ser noticia. Supongo que ya lo tenés asumido.

-Cande es especial, a ella no le importa. Es escorpiana, se la banca, tiene personalidad. Yo le digo "no te pelees". Más allá de que es una excelente empresaria, responsable, trabajadora -la verdad es que estoy orgulloso-, con el tema de subir fotos no tiene drama.

-¿Y a vos como papá qué te pasa cuando la ves tan expuesta?

-A mí particularmente cuando las veo así, digo: "Si podemos parar un poquito parémoslo un poquito". Pero nada, son chicas.